Cogiendo a mi tetona cachonda en el sofá


Cargando...

Cuando llegué a casa mi tetona estaba a tope de cachonda, ya la tenia en braguitas esperándome con sus fantásticos melones al aire balanceándose de aquí para allá, ella sabe que me pone todo burraco verle las tetas desnudas mientras baila con movimientos sensuales, la perrilla sabe como provocarme, y es que cuando mi tetuda está caliente se transforma en una fulana de las mas cerdas, tal y como a mi me gusta.


En cuanto la vi comencé a desnudarme yo también, la empujé al sofá y allí le aparte la braga y sin previo aviso le enchufé la polla por el coño, ella gritó al momento con un sonido entre lamento y gemido, conforme la escuchaba como lo gozaba mas me iba poniendo yo, notaba que me venía, sabia que era el primero de los muchos polvos que le echaría esa tarde, y ella me decía ¡no pares papito dame rico! ¡metemela toda!, y yo por supuesto no podía defraudar a mi morena salida, así que le di bien duro hasta que me dolía el nabo.